lunes, 28 de enero de 2013

Cada gesto. Cada imagen grabada. Duplicada. Guardada. El rugir de su llegar. La espera. Puedo verme. Puedo verlo. No intentaré saber. Intentaré seguir. Las agujas seguirán su curso. Ella, la que me creó, debe empezar a hablar de amor. Debe seguir escribiendo. Yo solo seguiré siendo su portavoz. Su escape. Su futuro incierto.

No hay comentarios: