jueves, 8 de julio de 2010

Noche. Extraña noche en un conocido lugar. Algo cambiado. Ya no me pertenece. Ni siquiera sé lo que escribo. Cambio de teclado y de pantalla. Día largo. Demasiado. Algunas charlas vespertinas. Dejar de interpretar. Seguir. Andar.

No hay comentarios: