miércoles, 14 de julio de 2010

Invitaciones que alegran el día. Horas corren desacompasadas. Cansancio. Palabras caen esperando ser formadas. La misma visita de siempre. Silenciosa y fiel. Más verduras de colores. Alimento. Hablan de fuelles. Ya no pienso en eso. Pasado. Como esto. Alguna vez pensé que sería futuro. Que las palabras cubrirían ausencias. Ahora dudo. Es tarde ya.

No hay comentarios: