sábado, 24 de julio de 2010

Descanso. La casa aguarda en silencio. Quiere orden. Ya llegará. Las palabras impresas hablan por mi. Anestesiar los pensamientos. No aguardar más. Algo así decía Sergio. O Frankie. El mar y la cárcel. Ahora la noche. No escuché a Marelg hoy. Tal vez luego. Tal vez mañana.

No hay comentarios: